ESTO PIENSAN DE CRISTINA EN ESPAÑA




El gobierno de los Kirchner ha enfrentado a los argentinos hasta el punto de que, como en 2001, vuelven las caceroladas y las peleas en las calles. Una de las pocas personas que viven ajenas a la crisis es Florencia Kirchner, la hija consentida del matrimonio presidencial (o real). Hace unos días, recibió como regalo por su 17º cumpleaños un cochecito que costó 39.000 dólares.

La presión fiscal y la incompetencia de los Kirchner (Cristina, conocida como ‘Madam Botox’, fue elegida en octubre) ha hecho que los ganaderos y agricultores corten las carreteras y cesen los envíos de carne, trigo, leche y otros productos a las ciudades. Los habitantes de éstas se ha echado a las calles para protestar contra la presidenta y ésta ha llamado en su ayuda a los piqueteros (matones) de Luis D’Elia, con el resultado de peleas.
Entre las pocas personas que viven ajenas a semejante crisis está la propia hija pequeña de la pareja presidencial. Florencia Kirchner es una niña malcriada, acostumbrada como sus padres a que todo el mundo gire en torno a ella y cumpla sus caprichos. Ha hecho viajes al extranjero con sus papis, ha dado fiestas a sus amiguitos en la residencia privada presidencial y ha irrumpido en discotecas ‘fashion’ de Buenos Aires con numerosos policías.
En su fotolog ha colgado fotos suyas en que aparece en poses propias de calendarios para camioneros. Como regalo por su decimoséptimo cumpleaños, cuando ya había empezado la huelga del campo, sus padres le regalaron un Mini Cooper valorado en 39.000 dólares y construido según sus antojos. Por ahora se limita a dar paseos por el jardín de la residencia privada. Mientras tanto, en las calles y carreteras argentinas, el pueblo al que sus padres dicen representar se cruza bofetadas.