NO HAY DUDAS, ES INCOHERENTE POR DONDE SE LA MIRE

Por el Ing. Edgardo Carranza
Secretario de la Asociación Civil de Defensa del Pasajero y Usuario de Transportes ADEPAUT

En la edición de Perfil del día domingo pasado, el periodista Nelson Castro hace referencia a la Señora Presidenta que, en la presentación del Plan de Seguridad Vial que envió el PEN al Congreso, creyó oportuno hacer mencionar la sugerencia del Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, de que el tren bala podría detenerse en Pilar a fin de ayudar a disminuir la congestión del tránsito porteño. Dijo la presidenta que “así se hace en Nueva Cork. Les cuento a los que no conocen Nueva Cork (dijo Cristina)...Yo soy muy cinéfila. Les recomiendo que vean Enamorándose, una liadísima película de Merril Streep que muestra muy bien cómo funciona el sistema de transporte de esa ciudad”...

Ustedes recordarán que ambos se enamoran en un tren limpio, seguro y donde hasta se sientan a tomar un trago, que llega a horario a la estación en el suburbio donde ellos viven y los traslada confortablemente al centro de New York donde ambos trabajan.

Nelson castro le aclara a la Presidenta que en ese servicio, tanto en el film como en la realidad no posee ningún tren bala sino trenes comunes, en buen estado, limpios y con aire acondicionado.

Mas cerca de la realidad que nos rodea, nosotros le aconsejaríamos a la Presidenta una película argentina estrenada en 1978 con un reparto estelar Arturo Puig, marta González, Roberto Escalada, Alfredo Alcón y Eva Dongé. Se titula UN IDILIO DE ESTACION, basada en una novela que Ricardo Guiraldes que éste escribió en 1918.

En un relato en tercera persona Guiraldes narra el idealizado romance entre una muchachita y el hombre a quien aquélla ha visto pasar en un tren. La novela de Guiraldes nos muestra con una cariñosa ironía, a una jovencita que sueña y espera la inasible ilusión de esperar el regreso de quien ella considera que la ama. Guiraldes la escribió bajo el título de Rosaura y en una carta a su hermano la define como “intencionalmente tierna, cursi y melancólica... La niña que se suicida por el mocito hermoso y cruel. Hice Rosaura en veinte días, a capítulo por día. En esos momentos, Horacio Quiroga, que empezaba a lanzar una edición popular de novelas cortas, me pidió colaboración. Le mandé Rosaura, a quien por motivos de venta se cambió el nombre, intitulándola: Un idilio de estación.

Se imaginan ustedes a Robert de Niro y Merril Streep en la estación de Moreno, esterando el tren que los transporte a la estación Once. El comentario de la Presidente en realidad nos muestra cuan lejos están los políticos de la gente cuando acceden a las alfombras rojas del poder.

Y ya que de trenes estamos hablando, recordamos a los oyentes que, la UNIREN (Unidad de Renegociación de Contratos) publica en su página de Internet un resumen de su actuación desde enero de 2002, cuando la ley de Emergencia Económica autorizó la renegociación de los contratos de concesión de los servicios públicos. Como les decía, en este resumen, actualizado a febrero de 2008, se da cuenta del pobre avance alcanzado en la renegociación de los servicios ferroviarios, tanto de corta como de larga distancia. Esto es que han pasado 6 años, y mientras los subsidios ascienden a sumas millonarias (Sólo en enero de este año alcanzan a 89 millones de pesos) el avance en las renegociaciones es casi nulo.

Veamos:

La concesión de los ferrocarriles San Martín, Roca y Belgrano Sur que había sido concesionada a METROPOLITANO fue rescindida el 22 de mayo de 2007 y adjudicada a una UNIDAD de GESTION OPERATIVA FERROVIARIA de EMERGENCIA (UGOFE), conformada por el Estado y los otros concesionarios. COMO podemos ver la Emergencia sigue y nadie se anima a decirnos cuándo y cómo terminará ya que los socios del Estado en esta unión transitoria aún están renegociando sus propios contratos.

Con el título de ACUERDOS DEMORADOS, la UNIREN coloca a:

1º) METROVIAS (el ferrocarril Urquiza, junto al SUBTE y el Premetro). Con 253 millones de pasajeros por año el Subte es el medio ferroviario más usado. El Urquiza transporta unos 30 millones de pasajeros por año y el Premetro unos tres millones.
2º) Ferrovías, concesionaria del ramal Retiro – Villa Rosa que transporta como ganado a unos 40 millones de pasajeros por año.
3º) a TBA Trenes de Buenos Aires, que explota los ramales Retiro – Tigre del Mitre y los de Once – Moreno y Merlo – Lobos del Sarmiento. Transportó 191 millones de pasajeros en 2007.

Metrovías pertenece en un 75 % a Benito ROGGIO y el 25 % fluctúa en la Bolsa. No podemos decir que Roggio sea un desconocido para el gobierno. Ni tampoco TBA que bajo el nombre de COMETRANS (Consorcio Metropolitano de Transportes SA) explota el Mitre y el Sarmiento.

Vale entonces preguntarnos ¿por qué no se han renegociado aún estos contratos? La respuesta es compleja y al lado de los negocios planteados surgen las dificultades de la propia licitación a origen, donde todo el peso de la inversión recae sobre el Estado Nacional quedando para el concesionario solo la explotación.

Pero esto, a la luz de los innumerables incumplimientos de los concesionarios podría cambiarse e incluso rescindirse los contratos para corregirlos y volverlos a licitar. Solo que esto no cruza por la cabeza del actual Secretario de Transporte Ricardo Jaime, uno de los preferidos del ex presidente Kirchner, por lo que vale preguntar ¿Por qué?

Respecto de Roggio ya hemos referido en muchas oportunidades que el Gobierno debería separar el Urquiza del SUBTE y entregar la red de subterráneos a la Cuidad de Buenos Aires. ¿Por qué no lo hace? ¿Por qué la Ciudad no reclama?

No habrá llegado la hora que los Usuarios reclamemos que terminen los trenes bala y comiencen los trenes seguros, limpios y puntuales.

Invitamos entonces a la Sra. Presidenta a que de vez en cuando deje el helicóptero y se traslade de Olivos a la Casa Rosada en el tren. Allí verá que ni siendo Robert de Niro ó Merril Streep podría alguien llegar a enamorarse, viajando apretados después de largas esperas en las estaciones, con calor en coches sucios y destartalados.

La próxima les cuento “a quienes no conocen Madrid” cómo funciona la excelente red de trenes allí en la Madre Patria, donde los ferrocarriles son del Estado y nos transfieren los vagones viejos fuera de servicio a nosotros, los sudacas que traspiramos la gota gorda a bordo de los trenes concesionados.
Fuente: ADEPAUT